Una escapada campestre, sea en familia o con amigos, es justo lo que se necesita para cortar la rutina y sacarle el máximo provecho a los días de descanso. Aunque es algo posible en cualquier momento del año, en esta época del año el clima, el sol y las temperaturas suman motivos para concretar la salida. Además, la provincia de Buenos Aires ofrece múltiples opciones sin la necesidad de conducir más que un par de horas, tal vez menos o quizás sin siquiera utilizar el auto.

A continuación, compartiremos distintas localidades bonaerenses ideales para poder llevar a un relajante picnic rodeado de naturaleza. Muchos de los sitios además, presentan condiciones particulares para desarrollar tal o cual actividad, que según la elección de cada persona, será fundamental para la organización del día de campo en Buenos Aires.

Estancias, campos y grandes extensiones de verde, como para respirar todo ese aire puro y de tranquilidad imposible de disfrutar por los ruidos de la ciudad. 

 

San Antonio de Areco

San Antonio de Areco está catalogado, y respaldado además por los números de visitantes, como uno de los destinos favoritos en la provincia de Buenos Aires. Esta localidad debe su atractivo a la combinación de historia y cultura típica local, con recursos naturales de gran valor y hermosa vista: el campo, río y el entorno gaucho que se respira es sin dudas algo especial que invita a por lo menos pasar un día de campo en esas tierras.

Existen diferentes estancias, que ofrecen paquetes de estadía, en los que los más requeridos son justamente la posibilidad de un día de campo típico, que incluyen ricas comidas, espacios verdes abiertos y actividades como cabalgatas.

Una de las más prestigiosas o solicitadas es la Estancia El Ombú, con 300 hectareas dedicadas a la ganadería y una bella casona antigua, que mantiene el casco original construido en 1880 por el teniente General Pablo Riccheri. Hay más de 40 caballos para que los visitantes elijan y se ofrecen cabalgatas guiadas, entre otros servicios como: desayuno/almuerzo, merienda, alojamiento, show de doma, demostración de trabajos de campo, pileta, guitarreadas, bicicletas y sitios de esparcimiento deportivo con canchas de fútbol, vóley, ping-pong y más.

 

Además, quienes prefieran hacer su propio camino pueden optar por pasear en la Ribera de Areco, camino al río, donde encontrarán puestos de artesanías y antigüedades, así como también otros restaurantes o pulperías.

También posee parrillas públicas y un mercado artesanal los fines de semana para instalarse allí a orillas del río. La manera más fácil de llegar, partiendo de Capital Federal, es a través de ruta Nacional 8, recorriendo 120 km. 

La costanera de San Antonio de Areco.

Cañuelas 

Cañuelas es otra localidad de mucho campo, espacios al aire libre y actividades ideales para cualquier día de campo en Buenos Aires. Hay dos estancias que se destacan en esa zona y que pueden ser la opción que estás buscando: Don Manuel y Pampas del Sur.

La primera tiene 300 hectáreas en las que proliferan actividades rurales en donde se puede observar pastoreo de vacas, una granja de pollos, y las caballerizas que introducen a la cancha de polo.

No obstante, el sector turístico se centra en 3 hectáreas que rodean al casco principal, una antigua construcción que se mantiene en perfecto estado. Hay una arboleda que sirve de reparo para el espacio donde se desarrollan las comidas, que comienza a las 9.30 con el desayuno y sigue hasta que caé el sol, con almuerzo, merienda y más actividades.

 

La otra estancia es Pampas del Sur, que cuenta con un club house que a su vez contiene dos amplios salones, dispuestos para consumo y almuerzos. Son 30 hectáreas que brindan un confortable entorno para la familia, pudiendo disfrutar los almuerzos, desayunos o meriendas bajo la sombra de una gran arboleda. También hay una mini granja y una huerta orgánica.  Además, un bio lago con peces al que lo cruza un imponente puente de madera, que lleva el camino hacia un molino y la piscina ampliada. 

Cañuelas está ubicado a 60 kilómetros Capital Federal y tiene la ventaja de estar situada en un nudo de rutas y autopistas que lo conectan fácilmente con las principales ciudades. Desde la ciudad de Buenos Aires la vía más rápida y directa es por Autopista Ezeiza-Cañuelas

También se puede llegar en Tren, pues desde Constitución sale un servicio eléctrico, con transbordo a un servicio diesel en Ezeiza, con una frecuencia de 45 minutos. También desde Plaza Constitución, a las 18.55 hay un servicio diario del ferrocarril provincial directo a Cañuelas, con escala única en Temperley. Duración del viaje: una hora. Este mismo servicio para en estación de Uribelarrea.

Otras opciones son los colectivos (las líneas 88 y 51) y los servicios de combis Lobos Bus  y Cañuelas Bus.

La estancia Don Manuel, una de los lugares preferidos de los turistas que recibe Cañuelas.

Carlos Keen

Carlos Keen es un pueblo rural a menos de 90 km de la ciudad de Buenos Aires, y a sólo 16 km de Luján, en la Provincia de Buenos Aires.

Este pueblo es visitado por miles de turistas gracias a su excelente gastronomía y naturaleza. Se aprecian las típicas construcciones de finales del siglo XIX, lo que llevó a que en 2007 la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos declare a Carlos Keen como “Bien de Interés Histórico Nacional”.

Uno de los destinos predilecto de los turistas es el Complejo Los Leones, una estancia que ofrece un día de campo ideal. La visita incluye el almuerzo, que puede ser parrilla o a la carta, y merienda, y también tiene opciones vegetarianas y sin gluten. Además, posee muchas actividades para los más chicos: juegos, camas elásticas, espacio para pintar, tirolesa, granja, paseo en sulky y en petiso. También hay canchas, ping pong y pileta en verano.

 

Además, posee varios museos que valen la pena visitar: la Casa Natal de Juan Domingo Perón y el Museo Histórico y de Ciencias Naturales “Pago De Los Lobos”.

El tren dejó de llegar, pero todavía se conserva la histórica estación, que forma parte del recorrido turístico del pueblo, donde también está El Granero Carlos Keen, un antiguo galpón de acopio de cereales que hoy es un centro cultural con exposiciones y shows en vivo a la gorra.

Se llega tomando el Acceso Oeste hasta su final para luego empalmar con la Autopista Buenos Aires-Luján (Ruta 7). Pasando el casco urbano de Luján, los carteles indicarán por un pequeño camino a la derecha que llevará al visitante directamente al centro de Carlos Keen. 

El Granero Carlos Keen

Tomás Jofre

Esta pequeña localidad, oficialmente llamada Jorge Born, está ubicada en el partido de Mercedes y los fines de semana es visitada por mucha gente en busca de almuerzos de campo. Es por esto que abundan las parrillas y restaurantes que combinan delicias típicas argentinas con aire libre en el campo.

También hay en la zona cabalgatas, paseos en sulky, espectáculos de folklore. Además, pueden dar una vuelta por la plaza principal del pueblo donde hay una feria de artesanías y productos de elaboración local, como dulces y embutidos. 

Pese a no ser su nombre oficial, este poblado es conocido como Tomás Jofré porque es el nombre de la estación del ferrocarril, que no funciona en la actualidad.

 

 

Lo más rápido es llegar en auto, por acceso Oeste- Luján. Luego, bajar en salida a la ruta nacional 5 (Km 62). A continuación, circular por esa ruta hasta el km 91 y desviarse a la izquierda en el cartel que indica Jorge Born. 

Además, desde Plaza Italia (CABA) se puede tomar el colectivo 57 (Atlántida) hasta Mercedes, también hay micros de Chevalier que salen de Retiro, o el tren Sarmiento desde Once. Ya en Mercedes, deberás tomar un bus o remis hasta Tomás Jofré.

Algunos de los restaurantes campestres más visitados son La Florinda, La Macanuda, Santa Victoria, y Cua-Cuá.

Tomás Jofre, uno de los destinos ideales para pasar un día de campo.

 

Ver comentarios