El servicio ferroviario de la línea Roca, que une la estación Constitución, en la ciudad de Buenos Aires, con las localidades de La Plata, Ezeiza y Alejandro Korn, en el conurbano bonaerense, según sus distintos ramales, permanecía interrumpido desde las 10.30 por una medida gremial, informó la empresa Trenes Argentinos.

Como consecuencia de la agresión contra un guarda en la estación de Temperley, ocurrida a las 8.50, el gremio que los agrupa decidió una hora después realizar una interrupción total del servicio durante unos quince minutos y luego reanudó las operaciones con demoras y cancelaciones.

A las 10.30, sin embargo, anunció una nueva suspensión total del servicio en todos los ramales a partir de que los guardas de las distintas estaciones se plegaron a la decisión inicial de sus compañeros de la terminal de Constitución.

Días pasados, el gremio La Fraternidad de esa línea ferroviaria había realizado un paro tras la agresión que sufrieron dos maquinistas después de que el tren que conducían arrolló y mató a un niño de 5 años en la localidad de Bosques, en el partido bonaerense de Florencio Varela.

Ver comentarios