Por Francisco Nutti 
@franNutti

Entre la renuncia de Martín Guzmán al Ministerio de Economía y el ingreso de Silvina Batakis en su reemplazo, se desató una crisis en el gobierno nacional que impactó fuerte en la cotización del dólar "blue" y de los llamados dólares financieros. Ante ese panorama, supermercadistas y almaceneros reconocieron que hubo -y seguramente seguirá habiendo- remarcaciones de precios, aunque al mismo tiempo negaron estar ejerciendo el rol de "especuladores"  en medio de la complicada situación por la que atraviesa el país.

En paralelo, también se han notado faltantes de algunos productos como aceite, azúcar, harina, papel higiénico, rollos de cocina y pañuelos de papel. Si bien no se registra un desabastecimiento a nivel general, sí hay algunas demoras con las entregas de producción.

"Hasta ahora estamos todos preocupados porque las empresas están entregando los pedidos que se hicieron la semana pasada, pero no están tomando ninguno para esta, así que vamos a tener problemas en reposición", afirmó en diálogo con Crónica el vocal 1° de la Cámara Argentina de Supermercados (CAS), Ricardo "Pilo" Cáceres, quien posee 27 sucursales en distintas provincias. 

 

En esa línea, el vocero de la CAS, Fernando Aguirre, desligó a los supermercadistas de las críticas recibidas en las últimas horas: "No hay mucha diferencia entre especulacion de precios y miedo a no perder. Nadie quiere quedar descolocado en precios porque puede perder mucha plata en pocas horas. ¿Eso es especular? Puede ser. Cuando no hay información todos especulamos sobre lo que puede llegar a pasar. Lo que no debemos transmitir es la idea de que todo este lío es producto de "los especuladores". Es o no es así", dijo.

"Nadie guarda mercadería en el supermercado, sería un pesimo negocio. Lo que yo no vendo lo vende mi competencia, que en nuestro sector es feroz. Todos tenemos varias opciones a pocos metros de  nuestros domicilios", agregó y continuó: "Que los aumentos se van a sentir en las gondolas no se tiene dudas".

Con el cobro del aguinaldo, muchos argentinos optaron por stockearse ante la incertidumbre. 

"La caída del poder adquisitivo del peso es brutal. Ni los mayoristas, ni ningún otro retailer ni proveedor podrán respetar los precios si sus costos suben. No hay chances si se quiere mantener una empresa en funcionamiento", completó Aguirre.

Por otro lado, el presidente de la Federación de almaceneros de la provincia de Buenos Aires FABA ,y vice presidente de Confederación General Almacenera Nacional, Fernando Savore, explicó a este medio cómo está la situación de su sector en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). "Nosotros al fin de semana lo trabajamos como cualquier día normal, no cambiamos precios ni guaradamos mercadería, pero nos encontramos con un lunes con tremendos cambios de precios en los mayoristas", describió.

Savore destacó luego que "el colega que compró y tiene que reponer, tiene que hacer cambio de precios. Y sabemos que  aumentar en estos tiempos es perjudicarnos porque cada vez se vende menos".

 

"Respecto a la suba del dólar, siempre va a terminar en el precio del consumidor final, como ocurre cuando aumenta el combustible. Los mayoristas no respetaron los precios, cambiaron los precios. Tenemos preocupación, porque uno vendió la mercadería y la tiene que reponer", finalizó. 

Mientras tanto, a esta difícil situación se le suma el faltante de combustible que genera problemas en el transporte de las mercaderías que van a las góndolas de los supermercados, según remarcaron los almaceneros. El último viernes llegaron dos de los barcos con gasoil que compró el Estado, en busca de ir paliando la escasez del producto. 

Ver comentarios