"Esta comparecencia es para comunicarles que he decidido dejar de jugar al fútbol profesional. Es un momento muy duro. Primero es mi salud, ya saben el problema que tuve hace mes y pico. Estuve en buenas manos de los médicos, me han dicho que lo mejor era dejar de jugar y he tomado esta decisión hace una semana o diez días. Hice todo lo posible para a ver si había alguna esperanza, pero no ha habido muchas. Estoy orgulloso o feliz por mi carrera".

Aquella  reflexión de Sergio Agüero para confirmar su retiro de la práctica profesional del fútbol causó conmoción tanto en la Argentina como gran parte del mundo, pues excepto en el Barcelona, donde no logró mostrar totalmente su jerarquía, el Kun supo dejar una huella en cada equipo en el que jugó.

Su adiós se lloró hasta en Inglaterra, donde los hinchas del Manchester City, club con el que el delantero ganó múltiples títulos, lo tenían "allá", bien arriba, a la altura de un verdadero ídolo.

Habían pasado cuarenta y cinco días desde aquella jornada en la que, vistiendo la camiseta del elenco catalán, en un duelo contra el Alavés, Agüero debió pedir el cambio en pleno partido como consecuencia de un fuerte dolor en el pecho, provocado por una arritmia ventricular. De manera preventiva, en el banco de suplentes del elenco del Barcelona no dudaron y decidieron reemplazarlo para evitar males mayores. Una decisión insuficiente, que pese a su sana finalidad no bastó para torcer el rumbo y evitar que el atacante, mes y medio más adelante, anunciara su determinación de colgar los botines con sólo 33 años.

Corría diciembre de 2021 y el fútbol mundial perdía a una de sus máximas figuras. Al igual que la Selección Argentina, pues Lionel Scaloni, al margen de su habitual alternancia, siempre lo consideró importante, tanto en la cancha (por sus condiciones) como en el vestuario, por su calidad como compañero.

Ahora bien, desde que el propio ex futbolista se alejó de los campos de juego, únicamente se habló en términos técnicos sobre la patología que originó su adiós. Por eso quizá cobren mayor relevancia las palabras de Sofía Calzetti, su actual pareja, la mujer con la que Agüero blanqueó su romance tras separarse de Gianinna Maradona.

"Una vez (el Kun) me levantó a las cinco de la madrugada, me pidió que lo llevara al médico porque sentía que se moría, tenía como ataques de pánico, le temblaba el cuerpo, lo tranquilicé, llamamos al doctor... fueron tiempos difíciles", le aseguró la modelo a Infobae, quien le sigue los pasos al Kun cada vez que el ex jugador arma las valijas y viaja e inclusive convive con él durante esas etapas en las que lo acompaña.

Calzetti también confesó que independientemente de esos sustos que le ha tocado vivir con Agüero por su enfermedad coronaria, afirmó que "siempre supe que estaría bien, soy creyente y por algo tenía que pasar lo que pasó, y hoy lo veo muy bien y estoy feliz".

Declaraciones que hasta ahora no se habían conocido, pero que reflejan los momentos que Agüero tuvo que afrontar producto de la arritmia ventricular que lo obligó a abandonar el fútbol dentro del campo de juego. "Primero es mi salud", argumentó, con toda la razón del mundo.

Comentarios