@LuisVenturaSoy

El poderoso galardón de la Asociación de Periodistas de Televisión y Radio de Argentina (APTRA) se tuvo que quedar en casa, con barbijos, alcohol en gel, aislamientos, vacunas simple y segunda dosis y los protocolos sanitarios que imponían los profesionales de nuestra salud. El querido premio quedó fuera de acción. Fue así.

Y justamente hoy, estamos en condiciones de decir que el próximo 9 de Noviembre, por la pantalla de Crónica HD se podrá ver la primera entrega de Martín Fierro de las temporadas 2019 y 2020, en la especialidad de Televisión por Cable. De esta manera se reabren las puertas de la industria de las comunicaciones y nada más ni nada menos que en un templo histórico de grandes eventos artísticos y deportivos, como es el porteño Luna Park. Una reaparición a toda orquesta que el medio estaba reclamando y que la gente lo estaba empezando a exigir.

Una vez más, el Martín Fierro resucita y sobrevive a condiciones adversas, tras más de 60 años de entregas de estatuillas, en gobiernos dictatoriales, democráticos. Y a pesar de muchos boicots de tantos intereses que buscaron descalificar esta gran fiesta de la industria, una cita ineludible; un evento de prestigio mundial que tiene chapa y reputación en todo el mundo y es tan argentino como el mate y la carne.

La conducción de la gran entrega será animada por dos figuras de la relevancia de Carolina "Pampita" Ardohain y Joaquín "Pollo" Álvarez, en una cobertura que movilizará 10 cámaras de última generación para cubrir todas las vistas a plano, y dos máquinas drones que brindarán las ópticas aéreas para que no se pierda ningún detalle de los 31 rubros que unirá otras tantas entregas de 24 meses de pantalla pandémica.

Pampita y el Pollo, la dupla conductora.

Con la particularidad que, en el caso del Oro, se otorgará un premio por la temporada 2019 y otro por el 2020. Es decir dos estatuillas doradas en una misma entrega, por primera vez en la especialidad.

Pero debe quedar claro que esta gran convocatoria que reunirá a 600 invitados, no será solo una entrega de estatuillas, sino también un evento superlativo, con una enorme cena con mesas circulares, con 8 comensales cada una: estrellas, actores, figuras de la televisión rentada, periodistas, conductores, revelaciones, empresarios, productores, gerentes, publicitas y famosos de todas las edades y dimensiones.

No por nada al Martín Fierro se lo vincula en el mismo nivel y tamaño como los también prestigiosos premios Oscar de Hollywood, o los Emmy, los Paraná, los Iris y tantos otros galardones de la industria.

De aquí la importancia de haber reinstalado el funcionamiento de una fiesta tan esperada y tan extrañada como lo es los Martín Fierro de la Televisión de Cable, que vuelve con su mejor vestuario de gala, con una alfombra roja que tendrá hisopados a voluntad para tener presentes los protocolos sanitarios, y con una gran noche glamorosa que tendrá todos los ingredientes de una gala gigantesca. Un premio que resucita de una larga ausencia y que la gente y los medios venían reclamando. Te lo digo yo.

L.V