¿Qué el invicto era engañoso?¿Qué faltaban rivales de Europa? A los pocos que todavía no se han rendido ante el poderío de la Scaloneta, se le terminaron o en el peor de lo casos, se le empezaron a terminar los atenuantes. Al emocionante seleccionado argentino le pusieron un rival de fuste. ¿Que no clasificó al mundial? No es problema Albiceleste. Italia es, aún no jugando la máxima cita, el actual campeón del Viejo Continente. Y ese equipo, Argentina lo redujo a la mínima expresión, con una actuación formidable, de esas que generan ilusión. El rey de América se impuso por momentos con baile por 3 a 0 y sigue entregando motivos para soñar en grande.

Justo en la casa donde nació el fútbol, dimos cátedra. ¿Y cómo frenar la euforia de esos miles de compatriotas que vaticinan un final como en 1986? Vayamos tranquilos, pero no hay manera de pedirles cautela. Este equipo contagia de lo lindo.
Esta selección que tanto nos ilusiona y que nos lleva a pedir a gritos que Qatar 2022 llegue cuanto antes, tiene la virtud de aprovechar si el rival no lo perdona. Es resistente de mandíbula y fuerte con su contra.

Lo demostró hoy en Wembley, tras 20 minutos donde no mostró su mejor versión, mérito de una Italia dinámica en la mitad de la cancha, que a través de Pessina y Jorginho ganó la zona, incomodó a De Paul y Guido Rodríguez manteniéndolos lejos de los creadores a la vez que tomó con mucho riesgo a la última línea argentina. Sin embargo, el Cuti Romero se cruzó a tiempo para salvar un centro atrás peligroso de Bernardeschi.

Como quedó dicho, Argentina es cosa seria cuando comienza a construir. Y eso ocurrió tras ese lapso favorable a la Azzurra y en la que tuvo mucho que ver la aparición de Messi. Alos 27, el mejor de todos recibió de Lo Celso, ingresó al área por la izquierda desbordando a De Lorenzo, metió el centro al area chica y Lautaro Martínez, siempre atento, la empujó a la red.

Lo Celso y Messi abrazan a Lautaro Martínez, autor del primer gol.
Con la ventaja se vio lo mejor de la Scaloneta, manejada por Leo, con el crecimiento de Di María y De Paul y la movilidad amenazante de Lautato. Es cierto que una mala salida del hombre del Inter promovió una gran intervención del Dibu Martínez ante remate de Barella, pero Argentina fue más en el tramo final de la etapa y lo reflejó con el segundo: todo un golazo. Martínez avanzó en posición de 10, metió un pase en cortada detrás del cierre de Chiellini y antes que llegó Donnarumma apareció Fideo para definió con un toque sutil. Y al descanso con el pecho inflado.
Di María ya la picó y anota el segundo gol argentino.
El segundo período estuvo de más. Italia insinuó una recuperación de entrada pero fue solo un espejimo. Enseguida aparecieron Messi, Di María, Lo Celso y compañía en todo su esplendor. Toquecito para aquí, para allá, estocada y situación clara. Fueron muchas chances como para ampliar el marcador pero Donnarumma abortó varios gritos, entre ellos dos a Leo, Hasta que segundos antes del final llegó el tercero por intermedio de Dybala.


Argentina fue de menor a mayor y terminó redondeando una actuación espectacular. Terminó al ritmo de tarantela haciendo bailar a una Italia que solo atinó a ser espectador de lujo de un equipo arrollador. ¡Que empiece Qatar!
 

MIRÁ LOS TRES GOLES ARGENTINOS:

 
 
 
 
 

Comentarios