@AntoBaldi_

Diez años pasaron por lo menos desde la primera vez que Johanna Villafañe y Pamela Pombo aparecían juntas por primera vez en la televisión argentina haciéndose llamar "las hermanas Pombo".

Su gran parecido físico, el color de pelo y su personalidad ayudó a que por largo tiempo nadie sospechara de que en realidad las jóvenes no comparten ningún parentesco. Pero como la mentira tiene patas cortas, un pequeño acto fallido rompió la fantasía y fue el fin de su sociedad mediática.

En su salto a la fama Johanna tenía 21 años y Pamela 26
En su salto a la fama Johanna tenía 21 años y Pamela 26

Ambas saltaron a la fama al confesar en forma pública que tuvieron un romance con el Ogro Fabbiani y hasta detallaron que hicieron un trío sexual. Aquel picante rumor fue suficiente para que las "hermanas Pombo" pasearan por todos los canales de televisión.

Estuvieron como invitadas en el ciclo de Guido Kaczka, varios programas de chimentos e incluso tuvieron una breve pero sensual participación en "ShowMatch" donde tuvieron la oportunidad de besar a Marcelo Tinelli. La fantasía de su supuesta hermandad les duró un año, tiempo suficiente para hacer temporada en el teatro de revista y para lanzar su propio hit musical "el Pombo beso".

Luego de que su secreto saliera a la luz, Pamela y Johanna se distanciaron, pero DiarioShow.com logró volverlas a reunir en una misma nota. "Fue muy divertido. La gente nos veía juntas y nos preguntaban si éramos hermanas, entonces no nos pareció una locura presentaron así en la televisión. Fue jugar con eso", reveló Johanna acerca de cómo surgió la idea.

Mientras que Pamela, al ser consultada acerca del origen de su engaño, consideró que "estar con hermanas es la fantasía de muchos hombres y la tele vende fantasías". "Decidimos hacernos pasar por hermanas y nos fue bien", remarcó.

Además, habló de aquel suceso que las hizo saltar a la fama como amantes del ex futbolista sin querer revelar si también se trató de una mentira: "Contamos que habíamos hecho un trío con el Ogro. La televisión vende muchas ilusiones, nosotras quisimos ser parte y también vendimos ilusiones".

EL FIN DE LA HERMANDAD

La historia contaba que "Las Pombo" eran hermanas de parte de padre, pero todo se derrumbó por un pequeño desliz de la más joven de las entonces amigas. Durante un período en el que estaban peleadas, a Johanna se le escapó la verdad.

La vedette cordobesa quiso apuntar contra su colega por no haberle dado el pésame por el fallecimiento de su hermanastro. Pero al detallar su relación con el joven, contó que era hermano de parte de su papá y las conclusiones no tardaron en llegar.

Las Hermanas Pombo con Guido
Las Hermanas Pombo con Guido Kaczka.

"Yo lo conté porque tenía ganas de hablar y decirlo. Después lo contó ella y explotó la bomba. Cuando algo se rompe no puede funcionar más de la misma manera y el juego era ‘las hermanas Pombo’ y si no son más hermanas como que hay algo que se cortó", lamentó.

Por su parte, la modelo mendocina manifestó: "En ese momento hubo un quiebre. No gustó para nada que no hayamos dicho que no éramos hermanas desde un principio. Pero era parte del juego, capaz no lo supimos jugar porque éramos nuevas. Después de eso aprendí un montón, pero también aprendí que nadie dice la verdad en televisión".

Desde el ámbito más personal el vínculo entre ellas nunca se recompuso. "Era lo normal, no podíamos salir a decir otra cosa. Lo mejor era soltar sin hacernos daño. Pero cada una en el fondo sabe quien es quien y yo estoy tranquila", dijo Johanna sobre su vínculo con su ex compañera.

LA INFLUENCIA DE GUILLERMO COPPOLA

Pocos saben que detrás del suceso de las "Hermanas Pombo" estuvo involucrado Guillermo Coppola, quien ayudó a las chicas en su llegada a Buenos Aires. Ambas cambiaron Mendoza por la gran ciudad en búsqueda de sus sueños: ser famosas.

"Guille es amigo de mi familia, lo conozco desde hace muchísimo tiempo. Así que cuando vinimos con Johanna a Buenos Aires yo ya tenía relación con él y él fue el que nos presentó a Guillermo Marín para empezar a trabajar en teatro", reconoció Pamela.

"Aprendimos que en la tele nadie dice la verdad"

Por su parte, Villafañe aseguró que el ex representante de Diego Maradona "siempre fue un gran hombre que tiró buena energía", por lo que su camino mediático comenzó de su mano.

Johanna Villafañe y Pamela Pombo cambiaron el rumbo de sus vidas
Johanna Villafañe y Pamela Pombo cambiaron el rumbo de sus vidas.

Las dos se conocían por ser miembros del mismo club deportivo en la provincia de Mendoza y por compartir varias noches como promotoras de boliches. Cuando vieron la posibilidad de dar el gran salto de sus vidas, no lo dudaron y se instalaron en la Ciudad de Buenos Aires donde permanecen hasta la actualidad.

"Me acuerdo que venía con la ilusión de llegar a Buenos Aires, de estar en la tele, de hacer lo que quería, de trabajar de lo que me gustaba con mucha ilusión, energía y adrenalina. Tenía 21 años cuando nos empezamos a hacer conocidas. Y hoy estoy feliz de haber logrado lo que soñaba en ese momento", destacó Johanna.

SU PRESENTE

Ahora, la cordobesa está dedicada al cien por ciento a su maternidad. Hace ocho meses y medio dio a luz a Dante y aseguró estar "enamorada" de su bebé. Pese a ser madre soltera, Johanna reconoció que "cuando hay amor todo se puede".

Está abocada a proyectos personales como su propio diseño de indumentaria y un plan familiar que apunta a la decoración de interiores. De todas formas admitió que tiene ganas de regresar a las tablas: "Lo artístico me encanta, me apasiona, sé que en algún momento voy a volver, es algo pendiente".

Johanna con su hijo Dante
Johanna con su hijo Dante

El cambio en la vida de Pamela con los años fue igual de rotundo. Luego de alejarse de los medios, desempolvó su título de profesora de educación física y comenzó a dar clases. Se volcó hacia el fisicoculturismo y se consagró como campeona argentina y sudamericana en la categoría de bikini fitness.

Pamela Pombo se dedica al fisicoculturismo
Pamela Pombo se dedica al fisicoculturismo.

Por A.B.