La repentina muerte de María Gabriela Epumer desgarró el corazón del rock argentino. A los 39 años, una de las guitarristas más prestigiosas, sensible compositora y cantante, sufrió un paro cardiorrespiratorio mientras era atendida en el Hospital Francés el 30 de junio de 2003.

Para los médicos se trató de una muerte dudosa y por eso dieron parte a la policía. La pesadilla de María Gabriela había empezado una semana antes. Recién llegada de una gira por el interior del país, no se sentía bien y tenía dificultades para respirar, durante esos siete días la vieron cinco médicos en total.

Todos le diagnosticaron gripe, el primero le recetó un antibiótico y un broncodilatador, pero su homeópata le cambió la medicación por teléfono. Los otros tres médicos que la atendieron entre el sábado 28 y el domingo 29 en la guardia del Hospital Alemán, ratificaron el tratamiento y la mandaron de vuelta a su casa.

María Gabriela estaba cada vez más débil, con mayor disnea y edemas en el rostro y en los miembros inferiores. El lunes 30, su mamá y su novio la vieron tan mal que ni siquiera esperaron a la ambulancia y la llevaron en un taxi al Hospital Francés. La dama del rock murió a las 11 de la mañana víctima de una miocarditis viral mal diagnosticada.

María Gabriela Epumer dando un concierto.
María Gabriela Epumer dando un concierto.

Tataranieta de un cacique ranquel, nieta de Juan Epumer, guitarrista de Agustín Magaldi, hermana del músico Lito Epumer y sobrina de Celeste Carballo, supo brillar junto a los más grandes. María Gabriela había comenzado su carrera profesional a los 16 años con María Rosa Yorio, después creó "Rush".

A los 19 fundó "Viuda e hijas de Rock enroll", la primera banda argentina de rock integrada por mujeres. Más tarde formó "Maleta de loca", "Las chicas" y finalmente "A uno". Entre 1998 y el 2003 grabó sus cuatro discos solistas, "Señorita corazón", "Perfume", "Pocketpop" y "The Compilady".

María Gabriela Epumer junto a Charly García, uno de sus íntimos amigos.
María Gabriela Epumer junto a Charly García, uno de sus íntimos amigos.

Paralelamente soportó la exposición mediática cuando fue novia de Darío Lopérfido, el secretario de Medios de Antonio De la Rúa, sin olvidar que desde 1994 le hizo el aguante a Charly García en sus discos, en sus recitales y en sus giras. Ella era su guitarrista preferida, pero sobre todo su amiga.

En marzo de 2005, la familia Epumer le pidió a la Justicia que investigara la muerte de María Gabriela convencida de que pudo haberse evitado, teniendo en cuenta que murió por una enfermedad que bien diagnosticada tiene una posibilidad de cura del 80%.