A diez días de sufrir un grave accidente mientras grababa para "Resto del mundo" en la isla Paraty, a 250 km de Río de Janeiro, Fede Bal regresó a la Argentina. Recordemos que el actor fue operado con éxito el viernes 29 de abril y al aterrizar en Buenos Aires habló con Florencia de la V.

"Fue grave. Fueron momentos de mucho miedo. Es el tema de estar lejos, y caés en una guardia, en un lugar que era bastante rústico. Paraty es un pueblito muy colonial, te puede agarrar un médico que considera que hay que cortar la mano, y te despertás con una sola. Tuve mucho miedo", manifestó emocionado en charla con "Intrusos".

Y Fede Bal contó cómo abordó la situación, que tenía más factores en contra que a favor: "En el momento tuve un aire de muchísima cordura. Me vi el brazo salido, sangraba para todos lados y dije: Bueno, me fracturé, ¿alguien podría hacerme un torniquete?, con una tranquilidad que no sé de dónde salió".

En la isla no contaban con los servicios necesarios para tratar una lesión de esa magnitud y eso no fue todo. "Llegamos a la guardia, me suben a una silla de ruedas y sin querer agarran un zócalo y me tiran al piso. Me rompí la nariz, tengo la nariz toda rota. No sé en qué momento el programa se transformó en Jackass", recordó con humor el hijo de Carmen Barbieri.

Fede Bal fue acompañado por su madre en Brasil.

Además, destacó el apoyo que recibió de sus compañeros de trabajo, de su mamá y de Sofía Aldrey, quienes viajaron de urgencia para acompañarlo apenas supieron del accidente. "Mi mamá llegó antes que yo a la clínica en Río", contó el actor, que pasó varias horas esperando a que pudieran trasladarlo y recibió ayuda de Daniel Scioli.

En relación a su novia, aseguró que es la mujer de su vida. "Me llena de amor, a veces siento que es demasiado para mí, porque me cuida", manifestó, en referencia al cáncer de colon que afrontó en 2020. "A ella no le gustan las cámaras y a mí me gusta que respete mi trabajo", concluyó.