El 2 de noviembre del 2012 Santiago Almeyda atendió una llamada telefónica que no esperó recibir nunca. La voz del otro lado le contó que había muerto su hermana, Valeria. A casi diez años de aquel trágico episodio, el actor contó que decide recordarla con alegría.

A partir de la pérdida de su hermana, el artista se tomó un "recreo" de los medios, bajó su exposición y se alejó del terreno mediático. En ese sentido reconoció que su cambio de actitud estuvo muy relacionado con el suicidio de Valeria.

"Ella ya venía con algunos problemitas, era bipolar, tenía depresión, esquizofrenia. Pero nunca pensé que iba a suceder esto. El tiempo está sanando y la quiero recordar feliz, con alegría, como era ella", recordó el ex "Gran Hermano" en "Vino para vos" con Tomás Dente.

Con perspectiva, Almeyda reflexionó: "Se fue por decisión propia. A uno le queda eso de preguntarse qué pasó. Los primeros años me quedó una impotencia, una culpa de que tendría que haber acompañado más. Pero después con el tiempo me di cuenta que hice todo".

Santiago Almeyda con su hermana, Valeria
Santiago Almeyda con su hermana, Valeria

Y la definió como "un ángel, una persona increíble, buena, sana, sin maldad, una artista con todas las letras, era una pintora nata. Una persona con mucha luz". "Siempre está. Creo que está ahí siempre cuidándome. Año a año la voy procesando y voy pensando su partida de otra forma. Antes estaba enojado y ahora estoy buscándole le vuelta para recordarla con alegría y sin culpa", manifestó.

Se refirió también a por qué se alejó de los medios: "Fue un poquito de todo. Que mi hermana ya no esté fue un gran motivo. Cuando tenés un gran golpe en tu vida mirás un poco al costado para ver qué estás haciendo. Esa situación me llevó a frenarme un poco y quedarme tranquilito".