@jimegol20

Quizás muchos lo conocieron cuando interpretó a "Igna", el divertido confidente de Carla Peterson en "Guapas", un personaje que lo lanzó a la fama y lo hizo merecedor del Premio Martín Fierro Revelación en 2014. Pero lo cierto es que Dan Breitman (37) ya presumía una trayectoria artística importante mucho antes de ese rol.

A los nueve años comenzó a formarse con Hugo Midón, aunque la experiencia no logró captar la atención del pequeño Dan. Más tarde, encontró su lugar en la escuela de comedia musical de Julio Bocca y Ricky Pashkus, donde desarrolló su pasión por el canto y la danza clásica.

Sus intereses artísticos lo hicieron blanco de cargadas entre sus compañeros del colegio. "Fue difícil, me discriminaban porque era algo de gay, estamos hablando de hace 30 años, siempre me gustó bailar", recordó Breitman en una de sus entrevistas.

Además del canto, la danza clásica es una de las pasiones de Dan Breitman.

Durante su juventud, Dan sumó experiencia animando fiestas infantiles y boliches y participando de obras en teatro under, hasta que logró lanzar su propio show de stand up. No pasó mucho tiempo hasta desembarcar en la televisión, primero con algunos roles secundarios y luego con el recordado papel de azafato en "Guapas".

"Alguna vez dudé de poder subsistir sólo con mi profesión, ya no", afirmó el artista tras alcanzar su primer éxito en la pantalla chica.

Dan Breitman: “Alguna vez dudé de poder subsistir sólo con mi profesión, ya no”.

Dan aseguró en más de una ocasión que su "medio natural" es el teatro porque es donde mejor se siente. Sin embargo, en 2019 se sumó al " Bailando por un sueño", en la que protagonizó una pelea con su compañera Sofía Pachano y terminó renunciando.

"Canto mejor de lo que bailo", opina Breitman. Por eso, decidió volver a competir en el " Cantando 2020", certamen en el que alcanzó las instancias finales como uno de los favoritos del público y el jurado.

Fue compañero de Sofía Pachano en el " Bailando 2019", pero las cosas no terminaron bien.

PELEA EN LA PISTA

Su participación en el "Súper Bailando" no pasó desapercibida, aunque esta vez nada tuvo que ver con su talento. Las diferencias con su compañera de pista Sofía Pachano eran notorias, incluso Breitman llegó a decir que "no tenían química", lo que resultó en la separación del equipo de trabajo.

"Se puede hacer una carrera sin pasar por esto. Fue un momento del año donde me sentí muy expuesto. A veces hay que pasar por algunas cosas por aprender", confesó el artista en su momento. Hoy, maneja mejor el "circo" de la tevé.

"HAY QUE REIVENTARSE"

Los meses de cuarentena significaron un desafío para el artista. Si bien la convocatoria al Cantando 2020 llegó tras la cancelación del Bailando a causa de la pandemia, la agenda en teatro que Dan tenía planeada, inevitablemente, se vio modificada.

"Para mí es organizar espectáculos por streaming. Vamos a volver de a poco pero mientras tanto hay que reinventarse un poco", explicó optimista Breitman.

Por J.G.