Pablo Oliva comenzó su carrera al frente de Gazpacho, con quienes estuvo 15 años y dejó una marca en una nueva generación del rock nacional. En 2010 decidió abrirse y comenzar su carrera solista. Ahora presentará sus canciones en Cafe Berlín el sábado 16 de julio en un show que compartirá con Fabio Alberti, su gran amigo. En charla con DiarioShow.com adelanta de qué se tratará esta peculiar propuesta, y cómo llegó a tener al bajista de The Rolling Stones en su disco.

Hace siete años Pablo vive en Uruguay, en un campo, cerca de Maldonado, pero dejará ese lugar para regresar a Buenos Aires y reencontrarse con su público. "Con Fabio somos muy amigos. Por esas cosas de la vida congeniamos y estamos viviendo en el mismo lugar. De esta amistad que tenemos, pensamos en hacer un show juntos", indica el cantante.

Aunque suena un poco desafiante la mezcla de música y humor, para Pablo es algo natural: "Ya lo hicimos en Montevideo y la verdad que estuvo bárbaro. Primero que todo somos muy amigos, entonces hay una química ahí. Pero él sale al principio con su personaje de Bol... total y hace todo un monólogo tremendo. Nosotros subimos después, hacemos 11 temas aproximadamente y después sube él con el personaje de Peperino Pómoro y ahí nos quedamos arriba del escenario, jugamos un poco, nos divertimos. Yo hago música que tiene mucha fuerza, con polenta y entre el rock y después la comedia, reírse también está bueno, la verdad que la combinación salió muy linda".

Pablo Oliva, ex cantante de "Gazpacho".

Hablando de amigos. Oliva pasa de hacer un show con Alberti a tocar con Darryl Jones, bajista de The Rolling Stones, cantar con el brasilero Chico César, y pedirle al baterista Justin Brown que grabe las baterías para su disco. "El último disco me lo produjo Ceroveinticinco, y Sebastián Palacios, la cabeza ahí. Al ser una empresa que produce shows en Argentina y otros lugares del mundo, conoce a mucha gente. Y también compuse con Facundo Pereira, bajista de Gazpacho, y Nahuel bronsini, un ingeniero de sonido que ganó dos Grammys. Por sus contactos, surgió la idea de llamar a Manu Katché, baterista de Peter Gabriel. Escuchó lo que estaba armando, le gustó la música y fue a un estudio a grabar. Después lo conocíamos a Justin Brown, que grabó tres baterías más, después se copó Michael League, el bajista de Snarky Puppy. Darryl Jones, que ahora está de gira con The Rolling Stones, en un momento estaba aburrido en su casa y se copó y grabó un bajo".

Tener a ese dream team, para Pablo fue "sentir que los planetas se alinearon y surgió todo. Este disco es una experiencia que no me voy a olvidar en la vida. El disco estaba maqueteado, les mandábamos lo que habíamos grabado, y ellos se lo aprendían. Les decíamos que graben lo que se les cante, y te mandaban cosas increíbles. A lo que grabaron decidimos incorporarlo al tema, y subieron un montón".

Gazpacho atraviesa un descanso.
Gazpacho atraviesa un descanso.

En 2019 Pablo dio un gran concierto en La Trastienda con Gazpacho, pero desde ese entonces, poco se sabe de la actividad de la banda con su histórico vocalista. Al respecto, Oliva confirma: "Estamos en un parate. Siempre estamos conectados. Íbamos a hacer un disco juntos y la pandemia hizo que me fuera para otro lado. Pero algún momento algo vamos a hacer, somos familia. Estuvimos 15 años juntos, tocamos en muchos países. Mucha gente y mucho cariño en el camino, siempre nos piden que volvamos, de hecho cuando volvimos en el 2019 quedó gente afuera y vino gente hasta de Brasil y de lugares muy alejados de Buenos Aires. Ese momento fue hermoso y es un mimo al alma saber que a mucha gente le llegó nuestra música, Eso te queda para siempre en el corazón".