@sofinabias

Corría el año 2008 cuando Leandro Penna comenzó a ser reconocido por su participación en el exitoso ciclo de Telefe, conducido por MarleyEl muro infernal. El modelo, de ese entonces 23 años, se hizo con el rol de "bañero" para evitar que los jugadores cayeran a la pileta del reality. Sin embargo, ese trabajo significó aún más para él, ya que rápidamente lo catapultó al mundo de la farándula argentina.

A partir de su labor como el carismático bañero del canal de las pelotas, Penna fue convocado para "Justo a Tiempo", el programa de juegos que lideró Julián Weich con la ayuda de Luli Fernández. También participó en "Combate" o "Bailando por un Sueño" a lo largo de los años.

Los primeros pasos del joven Leandro fueron a la par de grandes profesionales como lo son el actual conductor de "La Voz Argentina", o Weich, una eminencia del rubro. En diálogo con DiarioShow.com, el mediático reveló que Marley "le enseñó a reírse y a disfrutar", mientras que Julián le sugirió "que intente darle ´ALGO´ al espectador y que use la televisión para bien, ya que puede ayudar a muchos".

Leandro Penna junto al elenco de 'Casi Ángeles' en el 'Muro Infernal'.
Leandro Penna junto al elenco de "Casi Ángeles" en el "Muro Infernal".

Las reflexivas palabras del presentador permanecieron en la conciencia del modelo y en cuanto pudo, decidió actuar sobre ellas. Durante su participación en el "Bailando por un Sueño", competencia conducida por Marcelo Tinelli, Penna ya sabía que no iba a ganar, lo que se convirtió realidad ya que fue el primer eliminado del concurso. No obstante, desde el comienzo del ciclo manifestó que aunque perdiese, iba a cumplir el sueño que representaba: "Yo me propuse ayudarlos, a diferencia de la mayoría que en cuanto salen del programa se olvidan".

Dicho y hecho, el ex bañero gestionó y logró la construcción de una escuela en Alta Gracia, Córdoba para niños neurodivergentes: "Entiendo que lo que más sirve para la televisión es el puterí...., la tet..., y la huevada pero la audiencia evolucionó y cada vez más le están dando la espalda porque no te llevan a ningún lado y son muy básicos".

"Hay programas que sabemos que no avanzaron, y se nota que cada vez están más estancados, y otros que están para enseñar y dar herramientas culturales que motivan a ser mejores personas", agregó sobre la actualidad televisiva.

Leandro Penna durante su participación en el 'Bailando por un Sueño Chile'.
Leandro Penna en el "Bailando por un Sueño"

Este entusiasmo y devoción por ayudar al otro fue, de una forma u otra, lo que convirtió en el gran emprendedor de frutas y verduras que es en la actualidad, dueño de la empresa "Paltas Royal", número uno y líder en venta a restaurantes, minimarket y verdulería.

Radicado en Chile desde el 2014, Penna siempre se mantuvo en "busca" de eso que le gustase hacer. Dueño de restaurantes gastronómicos, mediático en distintos programas chilenos como "La hora de jugar" u otros rubros laborales, Leandro siguió explorando sus posibilidades en el país vecino.

Al igual que con la edición argentina, el modelo participó del "Bailando por un Sueño Chile", y como había adelantado, tampoco ganó, pero si cumplió con su sueño, algo que no sucedió con ningún otro participante. 

Leandro Penna creó su exitosa empresa 'Paltas Royal' en 2020.
Leandro Penna creó su exitosa empresa "Paltas Royal" en 2020.

Con la ayuda de una empresa, Penna gestionó un acuerdo y pudo conseguirle un contenedor acondicionado para pequeños que viven en la calle y practican skate: "Está mal usar a los niños, entusiasmarlos y después desaparecer. Tenía que cumplir mi promesa, yo ya estaba comprometido. El sueño sino queda frustrado. Todo depende de la persona, está en uno hacerlo o no. Hay gente que se le hace más o menos fácil ayudar".

La misma compañía que donó el contenedor, también le regaló 100 kilos de frutas y verduras, especialmente palta. Sin pensar mucho al respecto, se dirigió a unos negocios cercanos y vendió los alimentos en menos de un día. Sorprendido por la rapidez con la que se movió, compró 200 kilos más y comenzó a comerciarlos.

Comenzó desde la nada y ahora tiene 30 trabajadores en su empresa: la nueva carrera de Leandro Penna.
Comenzó desde la nada y ahora tiene 30 trabajadores en su empresa: la nueva carrera de Leandro Penna.

"Empecé a ir a los barrios más vulnerables de Santiago de Chile y les dejaba 10 kilos de producto. Otros me compraban 30 kilos y por ahí no tenían plata para comprar más. Entonces les dejaba 50 kilos a consignación, lo vendían, me lo pagaban y se emocionaban hasta las lágrimas", contó sobre las formas de crear vínculos estrechos con comerciantes.

Desde ese momento, "Paltas Royal" no dejó de crecer y expandirse en el mercado regional: "Tengo 30 compañeros, 30 familias en mi empresa. Camiones, bodegas y negocios conforman lo que es un gran trabajo en equipo. Poder darle una mano a aquellos que realmente necesitan oportunidades, y a veces se le da la espalda, es lo que me llena el corazón".

Consciente de su gran desarrollo y evolución, Penna fue contundente al asegurar que su empresa, de tal magnitud, nunca hubiera funcionado en Argentina: "Hubiese necesitado al menos 200 años para llegar a lo que soy hoy".

Ante la posibilidad de regresar a su país de origen, Penna fue decisivo con la única razón por la que decidiría volver: "Hay que cambiar la forma de pensar de todos los políticos y eso no va a pasar. Solo piensan en el beneficio personal. Yo tenía un proyecto de inversión en Argentina con bancos del exterior en el sector minero, que podían ayudar a la economía regional y a mucha gente por sus grandes posibilidades, y porque dos ´pelagatos´ pedían 60 millones de dólares de coimas, no se llevó a cabo".

Por S.N.

¡Leé todos los "Qué es de la vida..."!